Diario de Jimena Tejeda

Un diario lleno de sorpresas sobre cómo ser mamá

Semanas 1 y 2

¡Felicidades!
No, espera, aún no estás embarazada. Puede ser bastante confuso empezar a contar el embarazo desde dos semanas antes de la concepción, sin embargo, aquí te va la explicación…

Las 40 semanas (aproximadas) que dura un embarazo se empiezan a contar desde el primer día de tu periodo más reciente. Es decir, entre el primer día de tu periodo y la liberación de un óvulo listo para ser fecundado, usualmente hay alrededor de 15 días (2 semanas). Si tu periodo es regular, lo más probable es que quedaste embarazada aproximadamente 15 días después de empezar tu último periodo. La cuenta empieza desde tu última regla ya que es más fácil poder recordar el último día de tu periodo que saber el día exacto en que quedaste embarazada. Como si no fuera lo suficiente confuso, cada embarazo es distinto y un bebé puede nacer a término desde la semana 38 hasta la 42.

Sin embargo, aunque aún no estés embarazada ya podrías estar preparándote para estarlo. Si está en tus planes poder quedar embarazada en los siguientes meses es importante que empieces a tomar pastillas prenatales, en especial pastillas que contengan ácido fólico y vitamina B12. Empezar a suplementar tu cuerpo con estas vitaminas y minerales previene defectos en la formación de tu futuro bebé, así como un embarazo más saludable para ambos. Se recomienda comenzar a tomar pastillas prenatales desde 3 meses antes de quedar embarazada, de esta manera ayudas a tu cuerpo a estar en las mejores condiciones. Si tu embarazo te tomó por sorpresa y no tuviste la ventaja de empezar tus prenatales desde antes, no te preocupes. En cuanto veas las dos líneas positivas, pregunta a tu médico por pastillas prenatales y enfócate en una nutrición balanceada y un peso saludable durante los siguientes meses.

Semana 3

¡Esta semana se da la concepción! Tu embarazo ha comenzado oficialmente, aunque los más probable es que aún no lo sepas, ni lo sabrás por algunas semanas más. Luego de liberar un óvulo, tu cuerpo espera que este sea fecundado por un espermatozoide. En una carrera por la vida en la que tan solo un espermatozoide llegará a fecundar ese óvulo, los espermatozoides viajan hacia las Trompas de Falopio para encontrarse con el óvulo. Luego de ser fecundado, el óvulo libera una sustancia que sella la capa exterior y no permite que más espermatozoides entren. Durante las siguientes horas y días este óvulo fecundado pasará por división celular, así aumentado en tamaño y en número de células. Pasará los siguientes días viajando desde las Trompas de Falopio hasta el útero para poder implantarse allí. Algunas de las células se convertirán en la placenta y otras de las células se convertirán en tu futuro bebé.

El sexo del bebé es determinado por los espermatozoides que produce el hombre, y desde el momento de la fertilización ya está determinado si tendrás una niña o un niño. Pero no te apresures, pasarán muchas semanas antes que lo puedas averiguar, hasta este momento tu bebé es un conjunto de células que se multiplican rápidamente y no mayor en tamaño que el punto al final de esta oración.

Semana 4

Para esta semana tu bebé se habrá implantado en tu útero. No te dejes engañar por el diminuto tamaño de tu bebé, esta semana es como el de una semilla de amapola. Aunque es muy pequeño aún, tu bebé se desarrolla a pasos agigantados y está formando el saco vitelino, el cual semanas después se incorporará para ser parte del tracto digestivo de tu bebé.

Puede que aún ni sospeches que estás embarazada, yo no lo hice hasta la siguiente semana. Tu cuerpo podrá tener síntomas muy parecidos a los del síndrome premenstrual al inicio del embarazo, por lo que es fácil confundir el inicio del embarazo con que pronto tendrás tu periodo. Puede que te sientas hinchada, cansada y con los pechos adoloridos.

Junto con todos los cambios que atraviesa tu cuerpo que aún no son visibles, tu cuerpo empezará a producir la hormona gonadotropina coriónica o hCH que ayudará a mantener la pared interna del útero, el ambiente ideal para tu bebé. Al mismo tiempo esta hormona le envía una señal al ovario para que interrumpa la liberación de óvulos cada mes, lo cual impide la menstruación. También podrás ver un sangrado muy leve, el cual se le llama "sangrado de implantación" y se da cuando tu bebé se ha implantado en la pared el útero. Por lo regular es leve y aparece en un 30% de las mujeres, no es de alarmarse.

Semana 5

La placenta, que es el órgano que se forma durante el embarazo para darle vida a tu bebé está en construcción. Esta se encargará de llevar nutrientes hacia tu bebé y desechar lo que el cuerpo de tu bebé ya utilizó. Por el momento tu bebé es como el tamaño de una semilla de naranja y tiene una pequeña cola. Recuerda que si te haces un ultrasonido aún no verás nada parecido a la forma de un ser humano, sino un pequeño punto con varias capas. Estas capas se desarrollarán en el cuerpo y placenta de tu bebé. Mientras todo esto sucede los niveles de gonadotropina coriónica o hCH estarán lo suficientemente altos para poder confirmar un embarazo con una prueba casera. Prepárate para una gran sorpresa, puedes enfrentar sentimientos de emoción y felicidad, pero también de miedo a lo desconocido y ansiedad, en especial si es tu primer bebé. Durante esta semana el sentimiento que dominó en mi cabeza fue dificultad para asimilar la idea. Estaba contenta pero también algo asustada. No te presiones si no te sientes emocionada al principio, a muchas nos cuesta asimilar la idea de un cambio tan grande. Tienes todavía 35 semanas más para ir asimilando este embarazo y por el momento te recomiendo compartir la noticia solo con quienes tú te sientas cómoda y en mucha confianza ya que pueden ser semanas muy cargadas de cambios emocionales.

Semana 6

Para esta semana puede que ya sientas varios síntomas del embarazo, entre ellos la náusea. La náusea puede aparecer en cualquier momento del día y puede ser desde una sensación molesta que no te deja en paz, hasta vómitos después de las comidas. Para mí la náusea empezó muy fuerte, el pollo, carne y todas las fuentes de proteína animal me disgustaban y solo con pensar en ello empezaba la náusea. Lo único que podía comer eran cosas con limón y tostadas de pan. Me preocupé de no tener una dieta sana y balanceada, pero en el momento fue lo mejor que le pude ofrecer a mi cuerpo y a mi bebé sin terminar devolviendo la comida en el baño. Eso sí, me enfoqué en tomar mis vitaminas prenatales todos los días, sabía que aunque no estaba comiendo suficientes calorías no me iban a faltar vitaminas y minerales.

Durante esta semana podrás agendar una cita con tu médico y confirmar el embarazo mediante una prueba de gonadotropina coriónica o hCH en sangre, o bien un ultrasonido. Es normal que te duelan los pechos y se vean más grandes, tu cuerpo se empieza a preparar para producir leche en algunos meses y con eso viene un aumento de talla de sostén. ¡Disfrútalo mientras dure! También puede que estés yendo al baño frecuentemente, el cuerpo manda más irrigación sanguínea a la zona pélvica, lo que causa ganas frecuentes de orinar.

En esta semana sucede algo muy emocionante y es que la cara de tu bebé está empezando a formarse. Se están formando pequeños pliegues los cuales se convertirán en sus ojos, su boca y sus oídos. Durante esta semana también se están empezando a formar sus riñones, hígado, y su corazón, el cual estará latiendo aproximadamente a 110 latidos por minuto. Una de las partes más emocionantes es cuando escuchas su corazón por primera vez, prepárate para un momento muy emotivo.

Semana 7

Esta semana pasa algo muy importante y es que tu bebé empieza a desarrollar su cordón umbilical. Este sirve como una manguera que une al bebé y la placenta, le lleva oxígeno y nutrientes y regresa al cuerpo de la madre todo el desecho. Además, esta semana también se empieza a formar el tapón de moco en tu cérvix, este sirve para proteger a tu bebé de bacterias y evita que microorganismos dañinos puedan llegar a él de manera que, al final del embarazo y cerca de la fecha de parto, el cuerpo lo expulsa.

Esta semana tu bebé empieza a formar sus manos y pies, pero por el momento sus dedos están unidos en lo que parece una pequeña aleta. Poco a poco cada dedo y cada extremidad se irá formando y distinguiéndose cada uno de sus dedos. Aunque aún no le hayas dicho a nadie que estás embarazada, tu cuerpo te lo recuerda todo el tiempo. Tus pechos pueden estar sumamente doloridos y para esta semana muchas ya han aumentado una talla de sostén. Además, tu apetito puede desaparecer por completo, comidas que antes te encantaban te pueden causar mucho disgusto. Podrás notar que tienes antojos muy raros, durante estas semanas mi cuerpo me pedía todo con limón, con tanta nausea mi comida favorita se convirtió zanahoria rallada con limón y sal.

Otro síntoma muy curioso (y el cual me molestó un poco) fue el exceso de salivación. La ciencia aún no logra confirmar a qué se debe este exceso de salivación al inicio de tu embarazo, sin embargo como casi todos los síntomas que aparecen, las culpables son las hormonas. No te asustes si notas que estás salivando mucho más de lo usual.

Semana 8

Esta semana tu bebé es como del tamaño de una frambuesa. Sus manos, pies y dedos empiezan a separarse y a diferenciarse. Algo que también se está formando son las retinas de tu bebé. Él crece y cambia rápidamente y tu cuerpo es el encargado de llevar todos los nutrientes y el oxígeno necesario para esto. Algo que también está creciendo es tu útero. Al inicio del embarazo tu útero es como del tamaño de un puño, para la semana 8 este puede alcanzar el tamaño de una toronja. Si empiezas a ver que tus pantalones te aprietan, la causa es el crecimiento de tu útero que se prepara para albergar a tu bebé conforme se desarrolle.

La náusea puede llegar a ser una verdadera molestia. Durante estas semanas me levanté hasta 3 veces durante la madrugada para vomitar. Algo que me tranquilizaba es que algunos estudios apuntan que la náusea se relaciona con una baja probabilidad de perdida del bebé y un nivel alto de la hormona progesterona. No te preocupes, si te estás sintiendo mal, tu bebé no tiene ninguno de estos síntomas y la única sufriendo de náusea eres tú.

También puede aparecer cansancio extremo en estas semanas, combinado con que no logras dormir por estar vomitando en la noche, prepárate para quedarte dormida en cualquier momento y en cualquier lugar. Mi consejo es que escuches a tu cuerpo, probablemente sean semanas en las que no puedas estar tan activa debido al cansancio extremo. Siempre he sido muy activa y me sentí un poco culpable ya que el primer trimestre lo único que quería era dormir, sin embargo eso era lo que mi cuerpo necesitaba para estar bien y poder acoplarse al embarazo.

Semana 9

Los niveles hormonales de tu cuerpo han cambiado drásticamente desde que no estabas embarazada, como consecuencia puedes tener baja presión arterial y azúcar baja en sangre, las cuales son la receta perfecta para la fatiga extrema que puedes estar experimentando. En esta semana tu bebé termina su periodo embrionario y pasará a ser un… ¡FETO!

Dentro de las buenas noticias es que pronto los síntomas de náusea y cansancio extremo desaparecerán, para la mayoría de las mujeres estos síntomas mejoran notablemente (si no es que desaparecen) al llegar al segundo trimestre. Mientras tanto, no te estreses si tu dieta no es perfecta. Recuerda: no estás comiendo por dos, sino para dos. Esto significa que en vez de enfocarte en cantidades es mejor que te enfoques en nutrientes. Aunque la náusea no te permita comer porciones abundantes, mantén tus comidas livianas pero llenas de vitaminas y minerales. Procura incluir muchas frutas y verduras, y proteínas de origen animal a tu dieta. Trata de descansar cuando sientas necesario, tu cuerpo está muy ocupado formando otro ser humano 24 horas al día 7 días a la semana. Algunos de los mejores remedios y lo que más me funcionó a mí fue el té de jengibre con limón, si te gusta lo puedes tomar caliente o bien hacer helados en el congelador, son deliciosos y funcionan muy bien para controlar esa náusea que no te deja en paz.

Semana 10

Esta semana los huesos de tu bebé se empiezan a formar. Al mismo tiempo también sus primeros dientes, los cuales aparecen alrededor de los 6 meses. Cada día que pasa tu bebé se asemeja más a la forma de un ser humano. A esto también contribuye que se están formando las rodillas, tobillos y codos.

Otro de los síntomas que no son para nada bienvenidos es la constipación. Este es uno de los más molestos y te puede hacer sentir hinchada e incómoda. Esto se da debido a que tus músculos se relajan, incluyendo el intestino y los movimientos de perístasis. Para ayudarte con esto procura consumir frutas y verduras en gran cantidad. La fibra puede hacer una gran diferencia. Las frutas que más fibra te pueden aportar son las que comes con cáscara como la manzana, ciruela y pera. Tomar agua pura constantemente también es muy importante, esto ayudará a que tu intestino trabaje mejor y todo se logre mover con más facilidad. Ejercitarte varias veces por semana también te puede ayudar. Si ya estabas acostumbrada a un nivel de ejercicio puedes continuarlo y seguir activa durante todo tu embarazo. Si no hacías ejercicio antes de estar embarazada ahora no es el momento de empezar una rutina de ejercicios intensos. Trata de empezar poco a poco y dale tiempo a tu cuerpo para acoplarse a la nueva rutina de ejercicio. Entre los mejores ejercicios durante el embarazo están: nadar, caminar y bailar. Procura no hacer ejercicios de alto impacto o que puedan poner en riesgo tu bienestar o el de tu bebé. Todos aquellos que puedan involucrar caídas o golpes es mejor que los dejes fuera de tu rutina. Antes de quedar embarazada mi ejercicio favorito era una clase de cardio en mini camas elásticas, la cual decidí posponer hasta que mi bebé nazca ya que el riesgo de caída es alto, aún más cuando la panza empieza a crecer y tu centro de gravedad cambia.

Semana 11

Esta semana los dedos de las manos y los pies de tu bebé se separan, además los oídos migran a los lados de la cabeza, asimilando cada vez más la forma de un ser humano. Durante todo el embarazo tu volumen sanguíneo aumenta para satisfacer las necesidades de ambos (mamá y bebé). Uno de los síntomas más comunes son los mareos en especial cuando te levantas muy rápido de la cama. Luego de un par de sustos al despertarme y perder el equilibrio, decidí despertar más lentamente y para evitar mareos extremos al salir de la cama.

Puede que tu apetito vaya en aumento y para la mayoría de mujeres la nausea mejora notablemente acercándose al segundo trimestre. El aumento de progesterona te puede hacer sentir más hinchada y con muchos gases, ¡bienvenida al embarazo! En lo personal yo esperaba verme radiante en el primer trimestre, y no fue así. Junto con todos los cambios hormonales también vinieron fuertes dolores de cabeza los cuales no me permitían dormir. Me levantaba muy desvelada y con poca energía. Traté de no poner expectativas muy altas en cuanto a cómo me tenía que ver o sentir. Creo que me ayudó a ser más realista con mi embarazo ya que a algunas les sienta muy bien, y a otras como yo en el principio no les sienta nada bien.

Semana 12

Tu bebé es del tamaño de un limón, y pesa aproximadamente 1 onza. Es increíble que para esta semana ya casi todos los sistemas del cuerpo están formados, aunque aún les falta mucho por madurar en el resto del embarazo, las estructuras principales ya están. El sistema digestivo de tu bebé está empezando a practicar movimientos de contracción. La médula ósea ya produce glóbulos blancos, los cuales ayudarán a tu bebé a pelear contra infecciones cuando llegue al mundo, y la glándula pituitaria ya produce hormonas.

Puede que sientas una mejoría notoria en algunos de los síntomas como nausea, pechos adoloridos, fatiga y cansancio. Al acercarse el segundo trimestre la mayoría nos empezamos a sentir mejor. Para mí la mejoría fue muy notoria y voy teniendo más apetito. Tu útero ahora es del tamaño de una toronja y está empezando a migrar al centro de tu abdomen, lo que puede mejorar el horrible síntoma de las ganas frecuentes de orinar.

Hablando de emociones es importante que platiques con tu pareja sobre los sentimientos encontrados al estar embarazada. Para algunas es éxtasis y felicidad total, para otras como yo, es falta de energía y cansancio y un poco de ansiedad. Platicar con él me tranquilizó y es normal sentir toda clase de sentimientos (algunos lindos otros no tanto) durante esta etapa. Recuerda que el cambio más obvio es en tu cuerpo, pero tu mente, tus emociones y tu forma de pensar ahora en diferente. ¡Eres mamá! Y eso puede ser un poco abrumador al inicio. Tómalo con calma y ten paciencia contigo misma, este es un gran cambio.

Semana 13

Esta semana los intestinos de tu bebé migran hacia la cavidad abdominal, hasta ahora habían estado creciendo en una cavidad adentro del cordón umbilical. Esta semana también se están formando los huesos de los brazos y piernas de tu bebé y ya puede realizar movimientos suaves y poco coordinados, pero no te emociones aún falta para que puedas sentir esas patadas y movimientos dentro de ti. Esta semana también se están formando sus cuerdas vocales, las responsables de las risas y el llanto que estarás escuchando en algunos meses.

Para esta semana ya había recuperado muchas energías y mi cansancio se redujo notablemente, ¡por fin regrese al gimnasio! Me hacía mucha falta ejercitarme y moverme para sentirme bien. Eso si, existen algunas precauciones que deberás tomar cuando te ejercites. Procura no levantar mucho peso, hacer pesas está bien pero ahora no es el momento para agregarle 20 libras más a tu barra. Ten cuidado con actividades que puedan involucrar una caída como equitación y evita los deportes de alto contacto como el boxeo. Uno de los mejores ejercicios el la natación ya que es de muy bajo impacto, fortalece tu sistema vascular y es fácil moverte cuando el agua sostiene tu peso. Con respecto a la comida esta ha sido mi forma de vivir los antojos: si tengo antojo de algo lo como, siempre en una forma controlada y procurando no desbordarme con la comida, al final lo que quieres es que en su mayoría tu dieta sea balanceada y saludable.

Semana 14

¡Bienvenida al segundo trimestre!
Este trimestre es el de la buena fama y por muchas razones: las náuseas probablemente desaparecen o mejoran significativamente, tienes más apetito y más energía, y en este trimestre fue donde por fin me empecé a sentir radiante y no con ojeras hasta el piso y cansancio devastador. Habiendo dado las buenas noticias, ¡adivina quien creció aún mas! Tu bebé es como una naranja y ya tiene pelo. Este primer pelo se le llama lanugo, es muy fino y cubre casi todo el cuerpo de tu bebé. Aunque lo más probable es que no lo veas ya que empieza a desaparecer cuando se acerca tu fecha de parto. En algunos casos en especial bebés prematuros, nacen todavía cubiertos de lanugo que luego se les caerá.

Algo emocionante es que ya puedes empezar a buscar ropa de maternidad ya que muy probablemente la tuya ya te esté apretando. Puede ser un poco abrumador escoger tu talla pero no te preocupes, es más fácil de lo que crees. Busca la misma talla que eras antes de quedar embarazada, por ejemplo en blusas talla S, M, o L. Y en pantalones talla 2, 4, 6, 8 o 10. La ropa de maternidad está hecha para con las mismas tallas que la ropa normal solo que con un poco más de espacio en la pancita. Procura escoger ropa en la que te sientas cómoda y recuerda que aún crecerás bastante más, así que no compres ropa que te quede justa en el momento ya que lo más probable es que no vayas a poder usarla por mucho tiempo más.

Semana 15

Por fin empieza a aparecer ese bump que tanto esperabas, tu bebé es más o menos del tamaño de una pera y está muy ocupado creciendo a paso acelerado. Tu bebé también practica muchos movimientos adentro de tu panza, sin embargo estos no son movimientos coordinados, faltará tiempo para que empiece a coordinar sus movimientos. No te preocupes si aún no sientes movimientos dentro de ti, pasarán algunas semanas más antes que puedas sentir patadas o pequeñas burbujas dentro de tu vientre.

Para esta semana las nauseas desaparecieron por completo, por primera vez en mucho tiempo me sentí yo misma de nuevo y pude disfrutar de comer. Sin embargo apareció otro síntoma inesperado, encías que sangran. Esto me sorprendió en una cita para limpieza dental, ya que una de las preguntas que me hicieron antes de comenzar la limpieza era si estaba embarazada. Durante el embarazo es común que tus encías estén más sensibles y puedan sangrar. Uno de las principales razones por las que debes tener una buena higiene dental, ya que durante este periodo estarás más propensa a padecer gingivitis y placa bacteriana. Yo sé que siempre te lo dicen, pero confía en mí cuando te digo que te pases el hilo dental todos los días, tus encías te agradecerán el esfuerzo extra.

Semana 16

Tu bebé es como del tamaño de un aguacate y pesa aproximadamente 3 a 4 onzas. Algo muy emocionante sucede ahora y es que tu bebé puede reaccionar a la luz que pasa a través de tu panza. Aunque sus ojos aun estén cerrados todo el tiempo, el ya puede percibir la luz. También puede empezar a escuchar, de hecho estudios han encontrado que los bebés recién nacidos logran reconocer canciones y melodías que escucharon cuando estaban en la panza de su mama. Lo más lindo de todo esto es que tu bebé reconocerá tu voz al nacer y escucharte. Recuerda que durante todo el resto del embarazo tu bebé escuchará cada palaba, cada canción que salga de tu boca, aunque estés hablando con otra persona tu bebé te escucha siempre. Los recién nacidos reconocen a su madre y se calman cuando la escuchan hablar fuera del vientre.

La piel de tu bebé está llena de venas, y para este momento es aún translucida. Si lo pudieras ver a través de tu panza verías todas sus venas a través de su cuerpo. Es irrigación sanguínea es la encargada de nutrirlo y ayudarlo a crecer durante estos 9 meses. Y adivina de donde vienen todos esos nutrientes y oxígeno? ¡Estás en lo correcto! De tu cuerpo.

Tú le das todo a tu bebé, desde nutrientes, oxígeno y un lugar para crecer. Ten en cuenta que tu alimentación en esta etapa es muy importante, todos los nutrientes que consumas los agradecerá tu bebé. La ganancia de peso durante el embarazo depende mucho de cada mujer y cual era tu peso antes de comenzar el embarazo, pero como regla general se recomienda que la ganancia sea lenta (más o menos 1 libra por semana) en vez de mucho de un solo.

Semana 17

Tu bebé es del tamaño de la palma de tu mano y pesa ya aproximadamente 5 onzas. Crece a paso rápido y probablemente tú también lo notes en tu cuerpo. Puede que la gente te empiece a preguntar si estás embarazada ya que tu panza no te dejará esconderlo por mucho tiempo más. Tu bebé está practicando su succión para poder alimentarse en tu pecho, él empieza a chupar sus dedos y a tragar pequeñas cantidades de líquido amniótico. Esto le ayudará en el momento de nacer y cuando tenga que comer leche materna directamente de tu pecho.

Con mi apetito en aumento durante estas semanas de embarazo, fue un poco abrumador saber qué comer y que no podía comer. Existen muchos mitos al respecto de la alimentación en embarazo. Por esto te lo resumo en las siguientes recomendaciones:

  1. Procura consumir una dieta balanceada, con muchas frutas, verduras, granos complejos y proteínas, estas ultimas son de especial importancia para el crecimiento de tu bebé.

  2. Consume agua pura de preferencia y limita bebidas carbonatadas y con azúcar.

  3. Evita comer frutas y verduras que no han sido lavadas y desinfectadas.

  4. No te recomiendo consumir lácteos sin pasteurizar, pueden ser muy peligrosos.

  5. Evita a toda costa carnes y mariscos sin cocer como el sashimi y jamones que no hayan pasado por un proceso de cocción.

  6. Evita consumir mariscos altos en mercurio. Puedes consultar a www.ewg.org para saber cuales son los que debes eliminar de tu dieta. Ten en cuenta que no todos los mariscos son altos en mercurio.

Después de todos estos consejos el mejor es disfruta cada bocado, tu bebé te agradecerá todos los nutrientes que consumas y que lleves una dieta lo más balanceada que puedas.

Semana 18

Tu bebé tiene aproximadamente el tamaño de una pechuga de pollo. Algo muy importante ocurriendo es estas semanas es que tu bebé ya tiene un set de huellas dactilares únicas en el mundo. Esta semana puede que aparezca un síntoma no deseado, el dolor de espalda. Al crecer tu útero, este empuja tu espalda para adelante, tu panza para afuera y esto cambia tu centro de gravedad. El dolor de espalda puede llegar ser muy molesto. Para mí fue uno de los peores síntomas en este trimestre. Me funcionaran las siguientes cosas:

  1. Realizar ejercicio de bajo impacto casi todos los días.

  2. Sentarme en una buena postura en una pelota de yoga.

  3. Baños calientes y masajes.

¡Algo todavía más emocionante está por suceder!
Pronto podrás sentir a tu bebé moverse dentro de ti. Para mí esto llego unas semanas después, que tan rápido en el embarazo lo puedas sentir moverse depende de varios factores como: si eres de constitución delgada lo puedes sentir antes, tus semanas de embarazo (por lo regular la mayoría lo siente entre las 18 y 24 semanas de embarazo), y por último la posición de tu bebé dentro del útero.

Si estás planeando una ultima escapada en pareja este es el trimestre para hacerlo, por algo le llaman la etapa de luna de miel del embarazo. La mayoría de nosotras concuerda que el segundo trimestre es el mejor. La nausea ya desapareció, ya tienes una pancita de embarazo, empieza a notarse ese glow de embarazada pero aún te puedes mover con libertad sin que el peso o la panza te impidan realizar actividades. Para nosotros este fue el mejor momento para celebrar una ultima escapada en pareja (por lo menos pos algún tiempo). Recuerda que luego que nace tu bebé tu relación de pareja se debe ajustar a la nueva rutina y eso puede ser difícil a veces.

Semana 19

Tu bebé es como del tamaño de un mango. Esta semana la piel de tu bebé empezará a cubrirse con una sustancia llamada vernix caseosa, su nombre se deriva de la palabra caseosa o queso en latín. Pero, ¿Porqué estaría cubierto mi bebé de una sustancia que parece queso? Ésta protege a tu bebé del líquido amniótico y funciona como un humectante de la piel, sin ella tu bebé nacería muy arrugado. Otra de sus funciones es en el momento del parto, ya que cumple el efecto de ser protector contra bacterias que tu bebé encontrará al llegar al mundo. Por último, al pasar por el canal de parto, la vernix ayuda a que tu bebé se deslice y hacer esa salida un poco más fácil.

Para mí esta semana empezó un apetito voraz, ya sin náusea y sintiéndome bien mi cuerpo me pedía comida todo el tiempo. Para serte honesta quisiera decir que se me antojaron solo cosas saludables, entre algunos de mis antojos: zanahoria con limón y sal, manzana con mantequilla de maní y mucha piña. Pero les mentiría y dijera que solo cosas saludables se me antojaron, sumado a eso también empecé con antojos por lo dulce, en especial brownies con helado. Llegué a la conclusión que no quería descuidar mucho mi alimentación en el embarazo. Sin embargo, también quería poder disfrutar de los antojos sin culpa. Así que lo que hice fue comer bien casi todas las veces, con excepciones de cumplir mis antojos de manera controlada. Comí delicioso pero también me seguía ejercitando. Como era de esperar mi cuerpo empezó a aumentar de peso y apareció una pancita donde antes había un abdomen plano y nuevas curvas donde antes había músculo. Dentro de todo esto el acostumbrarte a tu nuevo cuerpo puede ser un proceso de adaptación, sin embargo recordé que una ganancia de peso saludable le iba a dar a mi bebé todo lo necesario para crecer y desarrollarse sanamente.

Semana 20

Oficialmente has llegado a la mitad de tu embarazo, es increíble lo rápido que se pasa el tiempo y en lo personal tuve un poco de nostalgia que en 20 semanas más este lindo periodo iba a terminar. Esta semana ha sido de las más lindas, una noche antes de dormir me recosté y de repente sentí como burbujas dentro de mí. ¡Era mi bebé! Es increíble el sentir vida dentro de ti y como sus movimientos no son controlados por tu cuerpo. De ahora en adelante uno de mis momentos favoritos del día es antes de dormir que es cuando mi bebé está más activa y se mueve mucho. Otra de mis partes favoritas de estas semanas ha sido mi melena de embarazo. Debido a los latos niveles de estrógeno y progesterona (dos hormonas que se mantienen altas en el embarazo) tu pelo se ve más radiante y saludable. Esto se debe a que la vida del folículo capilar se extiende al mantener altos niveles de estas hormonas. Tu pelo se ve más saludable y abundante. Pero, no te emociones demasiado, esto llegará a su fin en el post parto, cuando tus hormonas de embarazo disminuyan y se normalice tu cuerpo. Para la mayoría de mamás la caída de pelo se da alrededor de los 3 a 4 meses y parece ser muy abundante, en realidad se te caerá todo el pelo que no botaste en el embarazo. Dale un tiempo, este volverá a crecer. Existe la creencia que esta caída de pelo es culpa de la lactancia, sin embargo este es solo un mito. Aun así decidas no dar lactancia el pelo igual se caerá debido al descenso de hormonas de embarazo en el post parto. Así que mi mejor consejo es que lo disfrutes mientras dure ☺

Semana 21

Durante esta semana tu bebe tendrá un pico de crecimiento. Además, oficialmente ya estas en la segunda mitad de tu embarazo. Tu bebé es del tamaño aproximadamente de un banano, y aunque aún tiene espacio de sobra dentro del útero, al terminar el embrazo ya estará un poco apretado en este espacio. Comer saludable durante todo el embrazo es muy importante y no solo para ti. Desde hace algunas semanas tu bebé empezó a tragar pequeñas cantidades de líquido amniótico. Este contiene el sabor de las comidas que tú comes. Se ha demostrado que los bebés aceptan con mucho más facilidad los sabores de las comidas a las cuales estuvieron expuestos en el embarazo mediante el líquido amniótico. Alimentarte bien y saludable, ¡no solo tiene beneficios para ti! Si quieres ayudar a que tu hijo acepte con facilidad las comidas saludables, debes empezar por exponerlo a todos estos sabores durante el embarazo.

Si sientes ambivalencia ante el embarazo, no estás sola. Ahora que tu panza es más evidente y sientes las patadas de tu bebé puedes empezar a tener sentimientos encontrados con respecto a tu embarazo. Podrás fluctuar entre mucha emoción y felicidad y periodos de ansiedad sobre si estás preparada para hacer esto. Lo cierto es que no hay una manera correcta de reaccionar y todas las emociones son validas. Aunque no sea un tema publico, la mayoría de mamás experimenta un poco de ambivalencia y ansiedad en especial cuando empiezas a notar los signos del embarazo en tu cuerpo.

Semana 22

Probablemente tu bebe ya pesa una libra o más. Aunque los parpados de tu bebé aún no están abiertos, ella la puede percibir la luz desde dentro de tu útero. Esto significa que si le pones una linterna encima muy probablemente la sentirás moverse como una reacción a luz. Uno de los efectos más extraños del embarazo es que puedes notar que tus pies han crecido, todo crece y probablemente no estabas esperando que ¡también tus pies!

Aunque hay una parte de esto que se le puede atribuir a la hinchazón durante en embarazo, otra de las razones por las que tus pies crecen es debido a la hormona relaxina que prepara tus ligamentos para el parto. Esta hormona prepara a tu útero para el momento del parto, pero otra de sus funciones es que estire los ligamentos dándole el nuevo tamaño a tus pies. Olvídate de los tacones incomodos por el momento, una de las mejores inversiones que puedes hacer en este momento es en zapatos en los que te sientas cómoda y te gusten.

Si eres como yo, uno de los efectos no deseados del embarazo son los extraños tocando tu panza sin pedir permiso. Aunque es un acto bien intencionado y tu panza es como un imán para las personas, no te sientas mal en decir si te molesta que la toquen sin antes pedir tu permiso. Recuerda que aún tienes muchas semanas más en las que vas a estar embarazada y probablemente sea mejor decirlo ahorita que sentirte invadida cada vez que alguien lo hace. Con una sonrisa puedes decir que te incomoda y que preferirías que te preguntaran antes, la gente entenderá y será mucho más fácil para ti no sentirte invadida.

Semana 23

Tu bebé pesa alrededor de 1 libra, durante las siguientes semanas la ganancia de peso de tu bebé se acelerará bastante y sentirás que tu también ganas peso muy rápido. Durante estas semanas la piel de tu bebé parece muy arrugado y delgado ya que la piel crece más rápido de lo que él acumula grasa. La piel de tu bebé aún es traslucida y se puede ver sus órganos y venas a través de ella. Conforme pase el tiempo y tu bebé crezca su piel será menos traslucida y empezará a tener el tono de piel que haya heredado.

Puedes empezar a ver que tus pies y manos se comienzan a hinchar ya que tu cuerpo puede estar reteniendo líquidos. Procura usar ropa cómoda y si es necesario comparar una nueva talla de zapatos. En lo personal a mí me tocó subir ½ talla de zapatos y por supuesto a partir de esta semana ya solo ropa de embarazo. Ver tu cuerpo cambiar es lindo pero también puede ser difícil. Trata de enfocarte en que tu cuerpo está creando un ser humano desde cero y todos estos cambios son necesarios para poder hacer un bebé sano.

En esta semana tu bebé es aproximadamente del tamaño de un mango. Cada vez será más obvio que tu panza está creciendo y la gente extraña te puede empezar a felicitar por tu embarazo. Uno de los sentimientos que marcó esta semana para mí fueron los nervios y el estrés. Absolutamente todas las embarazadas tenemos estrés y ansiedad en más de algún punto del embarazo y es normal. Viene un cambio muy drástico el cual requerirá que adaptes tu vida a una nueva rutina y ser mamá.

Semana 24

Si te estas preguntando qué color de pelo tendrá tu bebé, la respuesta es blanco (por el momento). El pelo de tu bebé aún no tiene pigmento y tampoco su piel. Tu bebé escucha todo lo que pasa a su alrededor incluyendo los sonidos de tu corazón latiendo, los sonidos de tu estómago haciendo la digestión y por supuesto tu voz. Tu bebé te escucha todo el tiempo y su sonido favorito al nacer será tu voz. Cada bebé reconoce la voz de su mamá y de su papá y podrás notar que se calma cuando escucha tu voz o la de papá.

Para esta semana tu bebé ya tiene pestañas y cejas y las facciones se parecerán cada vez más a las de un bebé a término. Puedes notar que tus manos y pies se comienzan a hinchar y muy probablemente para este punto ya no seas capaz de usar anillos. Para la hinchazón te recomiendo lo siguiente:

  1. Evitar el calor, trata de mantenerte en ambientes una temperatura que consideres cómoda.

  2. Realiza ejercicio, el ejercicio ayudará a disminuir la hinchazón y a aumentar la circulación.

  3. Toma bastante agua pura, aunque suene contradictorio si lo que estás tratando de hacer es deshacerte de tanto liquido, el cuerpo al estar deshidratado retiene más agua empeorando la hinchazón.

Recuerda siempre mantener una alimentación balanceada y tomar mucho agua pura, tu volumen sanguíneo durante el embarazo aumenta aproximadamente 1/3.

Semana 25

Tu bebé pesa aproximadamente una libra y media. Para esta semana tu útero es más o menos del tamaño de una pelota de futbol. Aunque el bebé aún permanece sumergido en líquido amniótico el ya empieza a practicar la respiración. Desde muy pequeño y todavía dentro de tu panza el se está preparando para ese primer respiro que tomará cuando nazca y sus pulmones se llenen de aire.

Un buen tip esta semana es que hagas una cita con el dentista. La salud bucal durante el embarazo es muy importante ya que es común que las encías se inflamen y sangren. Esto se debe a que el aumento de volumen sanguíneo junto con las hormonas de embarazo te hacen más propensa a padecer gingivitis o encías inflamadas. Una buena higiene dental y visitas regulares a tu dentista puede prevenir que padezcas dolor y problemas bucales en esta etapa.

Hablando de otro de los síntomas no deseados, te han despertado tus ronquidos?
Debido a la en aumento de volumen sanguíneo a las membranas mucosas puede causar congestión nasal. Cuando estas congestionada no logras respirar bien y es común que comiences a roncar cuando duermes. Para mi este fue uno de los síntomas menos bienvenidos durante el embarazo, viendo el lado positivo mi pareja tiene un sueno muy profundo y nunca lo despertaron mis ronquidos ☺



L.CAM.MKT.CC.08.2019.1103


Yo estoy...